viernes, 16 de diciembre de 2011

DE NUEVO, EN BUSCA DEL DORADO


Disponer desde tu casa de vistas privilegiadas a veces ayuda. ¿Por qué digo esto? pues porque como sabéis, la Meteorología no es una ciencia exacta y menos en el microclima de mi Bahía, influenciado por el microclima del estrecho. Así pues... de nuevo fallan las previsiones oficiales y demás webs que todos conocemos.
Lo que debiera ser un día ventoso, se transformó en una fantástica mañana para palear. Gracias a que uno siempre esta preparado (¡Joder parezco un Boy Scout!) pude cambiar de planes, así que...¡al agua patos!.
¿Preparado dices? ¡Anda ya!. ¡A ver!... consejo para los de las "camaritas": si la utilizáis para algo más que grabar pesca, no olvidéis  ¡cargar la batería...!
Así que la pesca esta vez no va acompañada de vídeo. Y...¿para que están los móviles? ¿para hablar...?.

No detecté "movimiento", pero si a las alcas agrupándose y empezando a zambullirse. El agua no estaba nada clara así que comencé con el "cabeza roja", pero nada.

Más cerca de la costa...¡zas! saltos, chapoteos, escapadas... ¡toooda una fiesta de los palometones!, pero a esa fiesta no suelen estar invitados los jureles dorados, ni tan siquiera las Alcas. Así que decidí quedarme con ellas. Recordar los jureles... ¡al horno, fritos, en papillote!...me decantó por no perseguir los palometones.
Fue cambiar de "tercio", utilice un señuelo más propio de aguas claras, y...¡bingo!

Había decidido utilizar sólo con una caña, para tener mayor maniobrabilidad. Los virajes tienen que ser rápidos y en recorridos cortos. Pero ahora pienso que si hubiese llevado las dos con el mismo señuelo, me hubiesen faltado manos! o no.

Aunque la foto no tenga una escala, todos superaban los 600 gramos, 3,8 kg. en total...¿Al horno, fritos, en papillote, a la plancha...no sé, no sé...?

Los pescadores a Spinnig en costa, lograron sacar algún pequeño palometón.

viernes, 9 de diciembre de 2011

JURELES DORADOS INVERNALES

Diciembre nos ha regalado con unos primeros días casi primaverales en estas latitudes. La falta de viento mañanero, ha sido lo más destacable y lo que me ha "tirado" al agua, ¡de nuevo en mi medio!,  ¡libre!.
Las condiciones eran casi perfectas para el kayak:el agua muy buena para remar... un poquito de "rasca" al principio, pero luego...después de mucho palear, te sobran unas cuantas capas.

Entre tanto paleo me percaté de que un grupo de alcas (alca torda), lo que aquí llamamos "patines", estaban pescando en un rincón de la playa, junto con algún charrán. Así que...¡a barrer la zona!.


En principio y después de pasar los señuelos por la zona caliente varias veces...nada de nada. En una caña: Rapala sardine de 9 cm., en la otra: Yo-zuri crystal minnow caballa azul, así que pensé que los único depredadores que tenían a aquel banco de parpujas acorralado contra las piedras, eran las alcas
.
Como suelo hacer  antes de salir sin pesca, me dedique a cambiar señuelos y profundidades, cuando les tocó el turno a las metralletas de vinilos...¡zas! primera picada, Jurelito Dorado Gordito y simpático. Así pues... vinilos acompañados de rapala y... ¡llegó la pesca!, fueron pocos, dado que Eolo despertó de Poniente y ese era el camino, de casi dos millas, de vuelta a casa.

Esta preciosa librea le da el nombre en mi zona: JURELES DORADOS

Interesante la picada de un palometón (Lichia Amia) pequeño que podéis ver en el vídeo y que no pude embarcar,(¡Ya sé que tengo que llevar una sacadeeera!) ¡sólo quería presentárselo a la cámara! y el muy desagradecido se soltó!. La verdad es que no me lo hubiese llevado, pero por lo menos...¡la fotito!. Digo que la picada del palometón es curiosa porque lejos de atacar a las rapalas, con aspecto más que apetecible y más grandes, atacó a uno de los vinilos que tengo tuneados de 8 cm., también los jureles ¿¡!?  ¿están a dieta?. Ya comenté en otra de mis entradas mi teoría de que los depredadores pueden que se alimenten según los lugares...aquí boquerones, allí sardinas, ....

Os dejo el vídeo grabado desde ese "punto de vista" de la entrada anterior...¡que no está mal!, pero...además de dejar ver mi incipiente calvicie, no se aprecia el detalle de las capturas como antes. Como he encontrado una cámara "perdida" en la "quinta dimensión" del maletero de mi coche, creo que situaré otra en proa. ¡Joder! ahora que lo pienso, va a parecer mi kayak un estudio de televisión!